El High Rollero

25/05/2015 | 0 Comentarios
Leo-nota

En la edición 6 de la Revista Pokerface, en el 2011 Gastón Catzman visitó mi casa donde hicimos una interesante nota. Aunque la lea hoy en día y me sienta un poco fuera de tono, mi esencia se ve aunque pasen los años.

En algún recóndito mediodía porteño bajé de un ascensor y me encontré con una puerta tenuemente iluminada. Toqué el timbre y a medida que escuchaba el “ahí va” de nuestro anfitrión, comenzó a abrirse lentamente la puerta. OMG! ¿Acaso había sido teletransportado al “Extraño mundo de Jack”? Lamentablemente no… pero la ambientación del lugar parecía extraída de alguna revelación de Timbartoneana.

El Team PokerStars Pro argentino vive una vida de ensueños. Como alguna vez un gran amigo dijo: “Es un todo Terreno”. No solo por haber sido Maestro de ajedrez, ni por haber derrotado al mundo entero al backgammon. Sino por haber logrado descifrar el “Misterio de los Juegos”.
Por eso apenas llegamos agradecimos por abrirnos las puertas de su hogar y lo felicitamos por el último logro en el PCA. Un Leo amable, modesto, aclaró que el placer era suyo, y que éramos bienvenidos. Así que empezamos.

G: El viaje a Bahamas es largo y cansador. ¿Vale la pena?
L: Larguísimo… Sobre todo para los que fuimos por Panamá, Perú o Cuba. Es realmente muy difícil llegar, por eso conviene ir unos días antes porque sino arrancás a jugar filtrado… y no está bueno.

G: ¿Cómo es el lugar?
L: Vos lo conocés, es increíble. Un resort de primera línea. Magnífico! Hay varias torres y una parte VIP.

G: ¿Vos dónde estabas?
L: (risas) En la mejor! Pero este año porque lo decidí así. El año pasado estaba en la otra parte, pero este año prioricé el confort. Increíblemente la mejor parte del hotel está muy alejada del torneo. El año pasado quería estar cerca, pero como no me fue bien, este año dije: “me voy del otro lado”.

G: Contame que jugaste.
L: Jugué el Evento Principal, que la verdad no pude hacer mucho. Y después jugué el evento de Omaha, en donde llegué a la mesa final, junto a Humberto Brenes. Yo salí 5to y él 6to.

G: ¿Te sentiste cómodo jugando Omaha a ese nivel?
L: Sí, me sentí muy cómodo. A mí me gustan mucho los eventos de Omaha, siempre me ha ido bastante bien. Se juega sin ante y me parece que es un juego mucho más profundo, más interesante… Ojo, es mi opinión. Pero al no haber ante se hace bien deep y podés jugar muchas más manos, y no todo preflop, como a veces pasa en el Texas Hold´em.

G: Viéndolo de afuera parecería que el nivel de los jugadores en Bahamas es muy superior al de las WSOP de Las Vegas. ¿Es así, o es simplemente una apreciación mía?
L: Es correcto. En la Serie Mundial tenés muchos turistas con dinero, que dicen: “y bueno me voy a jugar un torneito…” En cambio a Bahamas van solo los que juegan al poker! Muchos jóvenes profesionales de internet. Tené en cuenta que en Bahamas se puede jugar si sos mayor de 18 años, cosa que en Las Vegas no, tenés que tener 21.

G: Vayamos al High Roller, tu caballo de batallas. Para empezar me veo obligado a hacerte una pregunta que la gente siempre me hace y que nunca charlamos. ¿PokerStars te sponsorea este buy in (USD 25.500) o lo ponés de tu bolsillo?
L: Que temita tocaste! Es una pregunta que me han hecho mil veces, y la verdad como que me molesta un poco. Parecería que la gente está más interesada en saber eso que en el poker mismo. Ya es como que se quieren meter en la vida de uno… De todas formas, igual yo les contesto, lo pago yo, pero les recomiendo que no piensen tanto en eso, sino que piensen más en el poker en sí.

G: Metiéndonos en el torneo, ¿Cómo viste el field?
L: MUY difícil! 151 jugadores de primerísimo nivel, una bolsa de premios de casi cuatro millones de dólares… Que más te puedo decir… Los mejores jugadores del mundo en un solo lugar. Creo que solo faltaba Phil Ivey. Pero estaban todos.

G: ¿Y la estructura del torneo?
L: Es muy deep, (NdR: muchas fichas + ciegas largas) un placer. Por ahí no tanto al final, cuando quedaban 2 mesas como que se hizo un poco más turbo, pero entiendo que ya era el último día del festival y no había más tiempo para estirarlo.

G: ¿Qué sentiste al volver a jugar contra ese nivel de jugadores? (NdR: A finales de 2009, Leo obtuvo el quinto lugar en el £20.000 High Roller del EPT London).
L: Interesante. Es otro poker. Algunos jugadores están acostumbrados a jugar contra jugadores medios, average, esto es muy diferente. Estos tipos no se comen una. Están siempre esperando el error. Tienen un nivel de pensamiento muy profundo. Hay que jugar de otra manera. Eso me hace sentir muy cómodo.

G: ¿Hubo algún jugador que te complicó la vida?
L: Hubo varios, Tom Marchese es buenísimo, y el que me ganó la final (Will Molson) es un monstruo. Hizo dos finales consecutivas en eventos de este tipo. Irradiaba confianza. Pero básicamente todos podían complicarte… son huesos duros de roer.

G: ¿Porqué crees que te va tan bien en este tipo de eventos, siendo un field tan duro? ¿Crees que tenés una ventaja?
L: Es un torneo con muchas fichas. Vos podés tomarte tu tiempo. No estás desesperado por hacer fichas tan rápido. Me gustan los torneos de este tipo. No es que yo prefiera jugar contra este nivel de jugadores, sería un pecado decir eso. Uno siempre prefiere jugar contra jugadores inferiores. Pero sí prefiero jugar este tipo de estructuras.

G: Vos jugaste ajedrez en un muy alto nivel y lo mismo hiciste con el backgammon. ¿Creés que tenés un análisis de profundidad aun mayor contra este tipo de jugadores?
L: Sabés que sí… Buen punto. Yo creo que los puedo leer mejor, sé cuál es su pensamiento, a donde van y qué piensan de mí. Aparte tengo una enorme ventaja, todavía ellos no me conocen tanto y yo sí a ellos, entonces me adapto más rápido.

G: Hablemos de la mesa final. Sé que hubo una pequeña discusión cuando quedaban 3. ¿Qué fue lo que pasó?
L: (risas) Antes de empezar a jugar los 3 que quedábamos, hubo un break y el Team Pro Ruso (Maxim Lykov) propuso dividir el premio en partes iguales. Molson estaba de acuerdo, pero yo me opuse. No lo veo muy bien, respeto a los que lo suelen hacer, pero me parece que el poker es un deporte, y si arreglás, como que pierde la gracia.

G: Opino lo mismo. ¿Y qué pasó?
L: Bueno, volvimos a jugar y el ruso estaba bastante molesto y empezó a atacarme con jugadas. Al final terminó estrellándose contra el canadiense y se fue de la mesa sin saludar.

G:¿ Al heads up cómo llegaste? ¿Cómo fue?
L: Llegué 3.5 a 1 abajo, difícil, pero me tenía fe. Me fui recuperando de a poco y pude doblarme dos veces, primero con 2 ♣  2 vs K Q y después quebré Q Q♠ con 9♠ 7♣ . Ahí ya me había puesto arriba, y llegó la mano que podría haberme dado el título. Un clásico “coin flip”, yo con 5♠ 5♣ y él con K J. Metió color y de vuelta a luchar. Más tarde, ya con el torneo muy turbo, me 3beteó desde la ciega grande y se las clave todas con A♠ 3 . Bueno, acá ya sabés como fue, me estrellé contra AA♦ y unas manos después perdí.

G: ¿Qué fue lo primero que sentiste al quedar segundo?
L: Frustración, pero enseguida alegría. Fue un torneo durísimo y salir segundo es muy bueno. Siempre digo que por algo todo pasa. Así que me voy muy contento, conforme con mi juego, y sé que pronto tendré revancha.

G: Obviamente que la tendrás. Para ir cerrando Leo, quiero que nos cuentes ¿Cómo ves al poker en Argentina en cuanto a su evolución?
L: La verdad el año pasado me parecía que se había estancado, pero están habiendo cada vez más y mejores propuestas. Vos sabés que yo en Argentina no juego prácticamente, y me cuesta conocer a los jugadores, pero mis amigos me cuentan que están surgiendo muy buenos. Lo del Peluca (Leandro Csome) por ejemplo es uno de los casos, me parece que es el que más está asomando la cabeza a nivel internacional. En Brasil jugó un torneazo. Otro que me gusta mucho es Garompón (Pablo Zarnicki), aunque no viaja mucho. Que te voy a decir de Nacho (Barbero) que no sepas… hizo desastres y los seguirá haciendo.
Sé que es complicado tener la posibilidad y el tiempo para poder viajar, pero le recomiendo a la gente que a medida que puedan lo hagan. Creo que los campeonatos locales son el primer paso a…, pero el salto que uno siente cuando empieza a jugar a nivel internacional es enorme, y es el mejor lugar para progresar.